Pasar una revisión médica a los 4 años de edad, y la ITV gratuita.

Las motos tienen que pasar la ITV a partir del cuarto año, que en años de humanos serían unos 12. Por lo visto, son más importantes las motos que los humanos, porque ningún niño de esa edad se hace una revisión rutinaria. En cualquier caso, en Tim Yaya, llevamos tu moto a pasar la ITV gratis para que no pierdas el tiempo y puedas dedicarlo a cosas importantes, como por ejemplo, ir a hacerte una revisión médica.

Tim Yaya, el ángel de la guarda para tu motocicleta y, por qué no decirlo, para ti también. ¿La ITV de tu moto se aproxima con la sutil delicadeza de un elefante en una tienda de porcelana? No hay problema. Nosotros nos encargamos de todo: transportamos el vehículo en grúa, conducida por personal tan cualificado que harían palidecer a los mejores conductores de ambulancia, desde el lugar que acordemos —tu domicilio, lugar de trabajo, o incluso ese café donde el barista que se sabe tu pedido de memoria.

Seguimos el proceso de inspección con la meticulosidad de un cirujano en el quirófano y la retornamos al lugar donde hayamos convenido, todo incluido con Tim Yaya. Mientras tanto, tú puedes aprovechar ese tiempo precioso para, por ejemplo hacerte una revisión médica.

Es curioso pensar que, mientras nuestras motos reciben atención y cuidados para asegurar su buen funcionamiento, a menudo nos olvidamos de aplicar el mismo principio a nosotros mismos. La vida requiere de un mantenimiento tanto o más riguroso que el de cualquier vehículo.

Así que, mientras Tim Yaya se asegura de que tu moto esté en la mejor forma para pasar la ITV, ¿por qué no te aseguras tú también de estar en la mejor forma para afrontar los desafíos que te presenta la vida? Después de todo, si tu moto merece lo mejor, tú no mereces menos.

Piénsalo: mientras tu moto pasa por el equivalente a un spa para vehículos, tú podrías estar pasando por un chequeo que asegure que tu motor interno, ese corazón que late incansable día tras día, está tan afinado como el motor de tu moto. Y todo esto, gracias a la magia de Tim Yaya, que hace posible que no tengas que sacrificar tu bienestar por el de tu compañera de dos ruedas.

Así que, la próxima vez que tu moto necesite pasar por la ITV, recuerda que es también una oportunidad para ti. Una oportunidad de hacer una pausa, de cuidarte y de asegurarte de que tanto tú como tu moto podáis seguir recorriendo juntos muchos kilómetros más. Porque en Tim Yaya, no solo cuidamos de tu moto; nos importas tú.