La última vez que Elvis fue visto en Inglaterra fue en Brighton en 1964.

Hacerse un tatuaje duele bastante, y este me lo hice en el año 64 con una aguja y un bolígrafo. Se parece a Elvis dependiendo del ángulo en que lo mires. Por aquella época no había lugares donde hacérselos en cada esquina. Había que tener verdaderas ganas de hacérselo. Yo las tenía porque Elvis me salvó la vida.

¿Él físicamente te salvó la vida?

Con sus propias manos. Es una historia que no empieza bien, pero que acaba de una manera que merece un tatuaje.

Todo empezó en una playa inglesa, en Brighton. Ir a una playa inglesa es sólo una excusa para salir de viaje. Nadie va a una playa inglesa por la playa. Los Mods vinieron a la playa a pelearse con nosotros.

Por aquella época los Mods y los rockers nos odiábamos a conciencia, con la lealtad y el entusiasmo gregario del que sólo es capaz un grupo de adolescentes.

Yo tenía una Triumph Manx. Hay que ser muy hombre para conducir una 500 de un solo cilindro y una cámara de combustión de alta compresión. Yo no soy muy hombre, desde luego no uno de esos hombres que salen en las películas y que vuelven locas a las chicas, pero estoy un poco loco y me gustan mucho las motos.

Los Mods no parecen tipos malos, van vestidos de forma elegante y maquillados, a veces puedes decirle un piropo a uno pensando que es una chica.

James Rouse se reía tan fuerte y con tantas ganas que parecía que fuese a partirse en dos. Le conocí una vez que se paró a ayudarme a arreglar la moto.

A James Rouse todo le hacía gracia, aunque fuese la cosa menos divertida del mundo, de la que nadie se ríe. Si le partía la cara a uno, se tronchaba de risa y se la partían a el, también

Cuando un grupo de tipos malos te rodea sólo hay una salida: por encima del que parezca más débil. Eso lo sé por las películas de Bud Spencer.

Yo no tuve más remedio que coger una hamaca y partírsela en la cabeza a uno con verdadero empeño.

Que te den puñetazos en la cara duele, pero no duele más que salir por orejas de la moto. Salir por orejas es una caída bastante típica cuando conduces una moto, por eso tiene su propio nombre. Ocurre cuando la rueda de atrás pierde tracción y

empieza a deslizarse entonces recupera de nuevo tracción y de la sacudida sales por encima del manillar. Esas son las orejas.

Los Mods no pelean limpio. Bueno, cuando las apuestas están 100 a uno contra uno, nadie lo hace, pero esos tipos eran capaces de lanzarle golpes bajos a la Virgen María.

Cuando quise darme cuenta estaba respirando agua y sangre en la orilla. Cuando eso ocurre puede que te mueras, o puede que no, esta vez hubiera sido de las que te mures, si no llega a ser por Elvis.

Me cogió por debajo de los hombros y me dio la vuelta. Me preguntó si estaba bien y yo le dije que si, entonces me levantó. Cuando ya estaba de pié me sonrió y me dijo: Vamos a rockanrolear, que es una de esas cosas que suena realmente mal en español, pero que en inglés suena estupendamente.

“Let’s rock and roll” simplemente suena bien, sobretodo cuando se dice con entusiasmo, y lo mismo sirve para empezar un trabajo, una batalla o para tatuárselo debajo de un retrato de Elvis, como este.